miércoles, 22 de marzo de 2017

la muerte de un gigante.El arce de Orion.(2ª parte)

Vallado eléctrico protegiendo el arce

Ayer martes 21 de marzo,casi coincidiendo con el inicio de la primavera, fui con dos técnicos de la empresa GAN (Gestión ambiental de Navarra), para intentar conseguir que nuestro gigante no muera del todo.
En la foto se puede ver el vallado de pastor eléctrico que mi compañero Txapis ha puesto para salvaguardarlas pequeñas plantas que ahora empiezan a germinar de las semillas que cayeron del otoño pasado. Sin esa protección, el ganado principalmente, acabaría con ellas. Corzos,ciervos y liebres lo pueden hacer de todos modos , ya que si deciden pasar, el vallado no será problema.



Miguel Ángel sacando estaquillas
 Hay varias opciones para salvaguardar el material genético del árbol.

La primera, que personalmente es la que más me gusta, sería conseguir sacar estaquillas, es decir, coger pequeñas ramas vigorosas y en buen estado, para intentar que saquen raíces mediante hormonas de crecimiento y un sustrato adecuado. Lo que conseguiríamos, sería un clon del árbol; es decir, sería el mismo árbol, con la misma carga genética, que volvería de este modo a renacer.



Miguelängel y Arturo ( GAN)


Sin embargo, el arce no se cuenta entre las especies que enraícen bien por el método del estaquillado, así que se plantean otras alternativas.




Estaquillas del arce.

 Otra opción es la de preservar las plantitas que ahora empiezan a salir en las inmediaciones de su antigua copa. Ahora son tiernas,e incluso podrían aguantar el peso de una persona, pero en no mucho tiempo, empezarán a endurecer, y no sería conveniente que nadie entrara adentro para evitar su aplastamiento.
Se ha pensado dejar algunas in situ y protegerlas con tutores y tubos especiales que las protejan de los bocados de los hervíboros, pero que dejen pasar la luz y el aire, ya que sino, corren el riesgo de cocerse dentro.El tubo también les proporcionará sombra, tan necesaria para las plántulas de arce.
 Esta es una opción que tiene muchas posibilidades, ya que la planta enraizará en el mismo sitio donde nació. Aunque se van a proteger muchas, el objetivo final es que una llegue a ser el árbol que sustituya a su padre/ madre.
El problema de esta solución, es que el material genético del arce será del 50%, y no del 100% como ocurría con las estaquillas.


Una hija del arce



La tercera opción, es la de intentar hacer germinar las semillas que recogimos.No es muy probable que germinen bien, ya que pierden capacidad de germinación rápidamente si no están protegidas, pero no se puede desdeñar.



Semillas del otoño pasado
Todavía hay otras dos opciones; la de intentar hacer un injerto a lo que queda del tocón, y la de trasplantar a macetas cuantas más plántulas mejor, y de sea manera cuidarlas en las mejores condiciones posibles, hasta que podamos finalmente trasplantar una de ellas al lugar  donde nacieron.



Plántulas del arce trasplantadas a maceta, a salvo de los hervívoros.
 En el mismo lugar, mientras trabajábamos. nos encontramos con esta egagrópila de cárabo, que es la rapaz nocturna más abundante de Irati.
las egagrópilas son los restos indigeridos de su comida, habitualmente compuestas por pelo y huesos, que son regurgitados en una especie de cilindro. Son características de todas las rapaces nocturnas y de algunas aves diurnas.
En la  foto, nuestro cárabo comió ratones de campo, y el fémur de uno de ellos lo podemos ver perfectamente.
Egagrópila de cárabo.
 Os iré contando el desarrollo y esperemos éxito de este intento de conseguir disminuir la pérdida del  árbol excepcional que era el arce de Orion.
Hasta pronto!

Abril 2017

Una vez recogidas las estaquillas, el equipo del GAN las han puesto en sustrato arenoso, con hormonas de crecimiento,y humedad constante,para intentar conseguir que alguna de ellas enraice.




Preparación del estaquillado

Dentro de muy poco tiempo sabremos si esta opción es válida o no.

Continuará...




viernes, 24 de febrero de 2017

La muerte de un gigante. El arce de Orion


Arce de Orion.
 Hace aproximadamente un año me llegó un encargo para hacer un panel que explicara el recorrido que uniría dos de los cuatro árboles monumentales que tiene el valle de Aezkoa, todos en territorio del monte Aezkoa ( Aezkoamendi).
 Tenía que ser un recorrido que pusiera en valor dos de ellos; el arce de Orion (acer campestre) y los avellanos de Orion. Sería un recorrido corto, sin grandes dificultades, para ofrecer también una alternativa a gente mayor o con niños,o simplemente para gente que no tiene tiempo de ir a la zona del embalse de Irabia.
Entonces lo dibujé para ponerlo en el panel, y poder darle otro valor que si me ciñera a una simple foto.


Este es el panel que hicimos, que se ha quedado un poco desfasado, porque nadie se imaginaba que esto pudiera llegar a pasar:


Sendero de los árboles monumentales (Irati, valle de Aezkoa)
   
Antes de ayer,miércoles 15, los guardas de medio ambiente del gobierno de Navarra, con quienes tengo amistad, me comunicaron lo sucedido. Ignoro si los vendavales que sufrimos hace una par de semanas pueden ser la causa, y también es verdad que se han roto muchos otros árboles, pero también es cierto que ha caído hacia el sur. y los vendavales vinieron de allí, por lo que debería de haber caído hacia el norte.





El árbol parece que hubiera sido reventado por un cartucho de dinamita. Se ha partido en tres, si tenemos en cuenta el tocón que ha quedado. No se le veían ramas secas que indicaran que estaba enfermo, y todavía se le pueden ver las yemas frescas, esperando a la primavera que ya no llegará para Él




 Cuando se examina lo que ha quedado del interior del árbol, se pueden ver como en la fotografía de abajo, que una parte ya estaba siendo atacada por insectos xilófagos, y otras por hongos descomponedores de la madera. No creo que ninguna de estas dos haya sido de por sí, la causa de su muerte, ya que en mi opinión, los hongos de esa clase no creo que ataquen a la madera sana, sino que  lo hacen a la enferma.
Cavidades y galerías producidas por insectos xilófagos

Hongos descomponedores de madera muerta

Al fin y al cabo, este árbol tenía más de 300 años, con lo cual ya había rebasado el límite de unos 100 años que se le estima. ¿Os imagináis encontraros a alguien con 300 años?  No creo que tuviera mucha mejor pinta...
Según he leído, a las puertas de madera de arce se les atribuía la virtud de no dejar pasar a los demonios, y a los niños se les pasaba por hojas de esta clase de arce para mejorar la longevidad.




Sin embargo, el destino final de este compañero no va a ser la motosierra. Los guardas y yo,en calidad de Juntero o vocal de la junta del valle de Aezkoa, comentamos que nos parecía conveniente que permanezca allí, y si es posible, plantar al lado otro arce de la zona, antes que traer otro de fuera.
Quiero ver si de cara a la primavera brota debajo suya alguna semilla, para que pueda ser su propio material genético el que continúe en el mismo lugar otros 3 siglos,  y poder plantar a su sucesor, protegido del ganado hasta que tenga un buen tamaño.





Después de dar durante tres siglos oxígeno, refugio, sombra y alimento, además de otras cosas menos tangibles, como alegrarnos el espíritu y ser un ejemplo para tomarnos las cosas con más tranquilidad, se va un amigo. Un árbol de los tiempos en que la selva de Irati seguía siendo selva.
La vida continúa.
Semillas del arce centenario.





martes, 3 de enero de 2017

plantación de castaños en Irati y alguna curiosidad



Hace 1 año recolecté una bolsa de castañas de un castañar cercano a Orbaizeta. Las metimos en el frigorífico, donde va  la verdura,para que no se secaran mucho, ya que estaban sin la protección espinosa que nosotros llamamos morkotsa, y que es la manera natural de protegerlas.
Como no nos comimos todas, en primavera sembré en diferentes recipientes las 40 que nos sobraron. Germinaron casi todas, ya que realmente iba plantando las que empezaban a germinar en el mismo frigorífico.
Pasó el verano,uno de los más calurosos, y de esas 40, 30 sobrevivieron, aunque las regábamos casi todos los días.
Finalmente, hoy me he ido al monte con mi hija y las hemos plantado en una antigua zona de pastos que desde hace varios años se intenta repoblar con robles(Querqus petraea) desde bellota pero sin éxito.
5 castaños en su maceta. La he llevado así pues la tierra estaba helada.

Árboles con su cepellón, en la bolsa para ser transportados más fácil

Los castaños. antaño abundantes en las cercanías de los pueblos por razones económicas y de subsistencia, fueron llevados al borde de la extinción por dos enfermedades: la tinta y el chancro.
Estas dos enfermedades aparecieron en Navarra en la década de los 40 el chancro y la tinta a finales del siglo XIX, y supusieron la muerte de cientos de castaños centenarios, con lo que conlleva de pérdida de biodiversidad, paisajística, cultural y empobrecimiento general del ecosistema.


Hemos plantado los 30, con la esperanza de que por lo menos unos pocos sobrevivan. No será fácil, porque sin protecciones de plástico, tienen muchas posibilidades de ser comidos por los ciervos o los corzos, pero los hemos metido entre las zonas de tojo( Ulex Europaea) que es la manera en que el bosque de manera natural se regenera. Como hay pasto de sobra, es probable que consigan arraigar y ganar cierta altura antes de que los herbívoros se fijen en ellos.

Quiero remarcar que la elección de los árboles y el lugar no se ha hecho al azar. Son semillas de árboles del lugar, plantadas por un vecino,en un sitio compatible con la especie y con el plan de ordenación del monte. En un lugar donde tiene que ir un robledal, meter 30 castaños no supone perjuicio alguno, y si consiguen arraigar, serán geniales para el bosque en general y los vecinos podrán recoger sus bellotas.
Pequeño castaño de 1 año entre las zarzas.



Zarzas, tojos y helechos.

En esa misma zona, hemos encontrado por lo menos tres señales de territorio de corzo, y muy recientes. Los árboles tenían restos de orina, pelos cortos y grandes marcas en la corteza producidas por los cuernos y probablemente también por sus dientes.
Además tenían la típica escarbadura en un lateral, producida al quitar las hojas con las patas.
Rascadero de corzo

Marcas de los dientes





A muy pocos metros, estaba este montón de plumas, que las rapaces suelen provocar cuando despluman a otras aves. las cañas estaban enteras, cosa que no hacen los carnívoros como los mustélidos o el zorro, y por la leve coloración de algunas plumas del pecho y el tamaño de las plumas de las alas, la víctima puede ser un petirrojoErithacus rubecula), muy abundantes en Irati.

Desplumadero.




Desplumadero de rapaz.
Os iré comentando la evolución de estos nuevos inquilinos en nuestro bosque.